Oficina M20- Hotel Savoy
Jr Cailloma 230, Cercado de Lima.
La máquina de escribir me costó veinte euros, la fui a recoger a la estación de metro de Moncloa.
El dueño me esperó en la puerta del metro a la mano izquierda, la trajo en una bolsa azul.
Cargue la maquina todo el trayecto del metro, unos 30 minutos hasta la casa.
La máquina pesaba muchísimo, es puro fierro.
Llegue a la casa y la probé, la tinta estaba muy gastada no imprimía.
Pedí una nueva tinta por Amazon, demoro unos días en llegar, así que tuve que esperar para poder usarla. La máquina es color azul cielo.
Cuando llegó la tinta comencé a jugar con la máquina, no sabía qué escribir, así que escribí documentos, pensaba que podía hacer una serie de documentos. Pensé que cada hoja debía llevar un margen, pensé si sería posible hacer un margen a toda la hoja, ahí decidí hacer el margen, y ver cuáles eran las posibilidades de jugar dentro de él.
Para aprender hacer el margen doble las hojas y así poder continuar haciendo el margen, todavía no me daba cuenta que la regla de la maquina era lo suficientemente grande como para que la hoja pueda ser colocada en horizontal sin la necesidad de ser doblada, así que por un tiempo doble las hojas para poder continuar los márgenes. Después me aburrí de escribir en línea y aproveche que la hoja ya estaba doblada para escribir en horizontal.
Cuando me di cuenta que no necesitaba doblar la hoja para escribir en horizontal, movía la hoja todo lo que se pudiera y así tratar de hacer todas la variaciones posibles a la hora de escribir.

Decidí que en el proceso de escribir, continuaría con todos los errores, así que el error seria parte del proceso, y que cada día lo registré para contabilizar las posibilidades de las variaciones.
Decidí también que escribiría sin retorno, es decir lo que se atravesara en el momento sin ningún filtro, crudamente.

Marisabel Arias


Octubre
Oficina Bailable se presta de dos tipos de experiencia: el trabajo en la oficina y el juego en el bar de karaoke. El archivo burocrático instalado, los estantes de espuma, los auriculares con música electrónica y las luces LED de colores, conforman una nueva herramienta que modifica y reorganiza constantemente el lenguaje. Como espacio de trabajo, podría leerse como un sistema ofimático que elimina las capas superficiales de lenguaje y maquinaria, dando a la oficina y al karaoke un cambio de imagen. Como experiencia de juego, este trabajo nos invita a pensar en un juego auto-motivado, no estructurado y curioso como una forma distinta de escucharnos. Es así que el juego es un medio por el cual nos comunicamos, nos conocemos y manifestamos nuestra existencia corporal al accionar nuestros cuerpos de manera libre y espontánea.

El trabajo de Marisabel Arias en la Oficina M20 del antiguo Hotel Savoy, nos ofrece pensar en las posibilidades corporales que se esconden en el desplazamiento de materiales y en el cuestionamiento de las formas de escribir y leer impuestas por la escuela tradicional de aprendizaje. La oficina opera como un espacio donde brotan las energías contenidas por hablar y escucharnos, haciendo de la ciudad un espacio más habitable. Aquí se considera el juego como medio para construir espacios laborales en donde nos podemos escuchar y así transformamos corporalmente, posibilitando la existencia de otro, fuera de nosotros mismos.

Es así que Oficina Bailable regresa al centro de Lima, retornándole lo que aprendió en este lugar: las posibilidades del juego como una actividad guiada por la curiosidad y necesidad de entendernos sociales. En darle un papel secundario a la técnica y protocoló de comportamiento es que la Oficina de Marisabel posibilita hazañas académicas como el aprendizaje de un idioma foráneo como un patio de juegos, donde el sentir, escuchar y enunciar estas nuevas palabras son regidas por nuestra corporeidad. Es así que al leer “atrás” en las hojas pegadas en la pared, en verdad estás diciendo “sarta” y parece así que no estás diciendo mucho pero a lo que te estás enfrentando es con una sarta de palabras familiares que estás por conocer una vez más, pero esta vez no por medio del sentido sino por el enajenamiento de su uso cotidiano. Es también así que cuando lees “cine” de manera repetitiva no se insiste en su espacialidad física, sino en la experiencia de leer cine múltiples veces y en ello crear escenas de lectura.

Al contar con una vitrina, ésta oficina bailable baña de luces de color parte del jirón Cailloma y a las oficinas contiguas ubicadas en el segundo piso del edificio. En esta acción, este espacio se sitúa tanto dentro como fuera del edificio, visibilizando las tecnologías que posibilitan este sobrepaso de las barreras arquitectónicas. Un paisaje de letras y luces en donde nos conocemos un poco más al escucharnos los unos a los otros en un rito de transformación, donde cada vez que lo visitamos es distinto.

Gisselle Girón
Te estoy escuchando
Oficina Bailable
con Gisselle Giron &
Marisabel Arias
Desde Oct 05 al
Oct 20

Actividades




Sesión de escucha: The snowflakes are dancing-
Isao Tomita feat Single Mother
(Belén Gómez de la Torre)



Perritos, Gatitos y apto para
todas las edades
Clausura de 11am- 1pm











Viernes 19 de Octubre
De 7pm a 9pm







Sábado 20 de Octubre
oficinam20.savoy@gmail.com
telf.: 955207363 / 916796844
De Martes a Sábado
11 a.m. a 2pm / 3 p.m. a 7 p.m.

Descarga el afiche aqui [↗]



Fotos Benjamin Cieza